Oración de protección

Generalmente las personas profesan y ejercen la religión con la que su familia ha vivido a través de todas las generaciones, y van enseñando a los nuevos miembros poco a poco, como ir integrándose en ella.

En la Religión Católica, se tienen una oración para cada situación de la vida cotidiana, así como también se tienen diversas imágenes de Santos y Vírgenes que son las personificaciones de Dios y de la Virgen María. A cada uno de ellos, se le ha redactado a lo largo de la historia una oración específica.

De esta forma, en este artículo hablaremos un poco sobre las oraciones de protección que se han ido creando a lo largo de la historia, transmitidas de generación en generación y sobre todo rezadas con fe, para tener ese velo invisible que nos hace sentir seguros y que necesitamos en un determinado momento de nuestra vidas.

¿De qué trata una oración de Protección?

¿Realmente es necesaria una oración de protección?

Una oración de Protección, no es más que una frase o un conjunto de ellas que se dedican a Dios con el fin de pedirle que nos proteja y que nos acompañe en algún momento determinado. También podemos rezarla como costumbre para sentir su presencia cerca de nosotros.

Casi siempre estas oraciones las rezamos para sentirnos acompañados por esa fuerza sobrenatural, que nos da la fortaleza necesaria para enfrentar el día a día, las amenazas del mal y las malas energías que pueden estar en nuestro entorno.

Además, no sólo rezamos una oración por nosotros mismos, sino que también podemos solicitarla para nuestros familiares más cercanos, como nuestros padres, hijos o amigos, a los cuales por el aprecio tan grande que se les tiene, se les quieren ver lejos del mal y de las cosas malas.

¿Qué efecto tiene?

Para las personas que son devotas, creyentes o que practican alguna religión de manera constante, encuentran en las oraciones una gran fuerza y entereza que les permite ejecutar sus actividades diarias bajo el amparo del ser supremo de su creencia.

La Oración de Protección, actúa como una especie de manto protector para la persona que eleva su plegaria a Dios. Le permite sentirse seguro física y espiritualmente, y gracias a ello puede ir y venir cada día de manera más protegido y confiado.

Tipos de Oraciones

Son varios los tipos de oración de protección que puedes llevar a cabo

Las Oraciones de Protección pueden tener varios tipos. Esto dependerá del para que la utilices y lo que desees proteger. Entre los tipos más relevantes tenemos:

Al levantarte

Esta oración debes realizarla antes de levantarte de tu cama o cuando recién lo hayas hecho, para que en ella le agradezcas a Dios de antemano por el nuevo día que te permite vivir, y lo bueno que el traerá. Un ejemplo de ella es:

“Oh amado y glorioso Dios de la caridad,
Te agradezco profundamente por permitirme
Un día más de vida y de poder gozar de la grandeza
De la creación. Gracias por darme la fuerza y la fe
De seguir bajo tus designios y te pido,
Con una profunda esperanza, que protejas a mi persona
Y a los míos para juntos
Seguir bajo el manto protector
De tu figura celestial.
Amén”

Contra las malas intenciones

Esta oración de Protección, se reza para trasmutar, cambiar y eliminar toda mala energía que se quiera proyectar sobre nosotros. Ya sea de nuestros enemigos o las personas que no nos vean con buenos ojos. Un ejemplo de ella, es:

“Tú que diriges la santa hueste celestial
Y te encargas de proteger los designios de Dios.

«A ti san Miguel Arcángel espero que me protejas ante
Aquellos que por envidia o rencor infundados
Quieren verme desfallecer».

«Espero me liberes de sus garras y me
Des fuerza suficiente
Para poder superar sus obstáculos
Que yo te los sabré agradecer.
Amén.”

Para nuestros familiares

Los miembros de nuestra familia, forman parte de nuestros grandes afectos y por consiguiente deseamos que su vida transcurra sin problemas y de la mejor manera posible. Una manera de protegerlos es con esta oración:

“Amado señor Jesucristo, piadosa Virgen María y
Padre benevolente y santo creador».

«Ante vuestras figuras encomiendo la protección
De mi familia y les imploramos a que
Alejen el mal de nuestro recinto y de aquellos
Cercanos a nosotros».

«Esperamos, con dicha y amor, que nos iluminen
Por el camino del bien y que
Nos resguarden de los infortunios”.
Amén»

Para nuestros hijos

Los hijos son lo más preciado que podemos tener, ya que son como un tesoro que cuidamos, acompañamos y sobre todas las cosas protegemos contra todo lo que pensamos que les puede causar daño o algún dolor.

Deseamos que su vida transcurra de la mejor manera posible y que en todo momento sean felices. Para protegerlos y encomendarles sus días a Dios, podemos rezar, la siguiente oración:

“Amado Santo Padre Celestial, hoy clamo con fervor estas suplicas a tu nombre para implorarte que protejas siempre la  integridad de mis amados hijos ellos son el fruto de mi esfuerzo y son todo aquello que da sentido a mi vida te pido que los guíes poe lindes provechosas y no dejes que nada los lastime jamás haz que la semilla de tu presencia renazca en sus corazones y sé piadoso con sus acciones”.

«Amén».

Contra la brujería o hechizos

Esta es una oración que te protege contra el mal, la brujería que alguna persona con mala intención haya querido esparcir sobre ti, un familiar o una amistad muy preciada. Un ejemplo de ella, es:

“Madre santísima y bendita, ven a mí.
Inderrotable guerrera frente a Satanás y toda escoria del infierno
que desea arremeter contra mí para atacarme y vencerme».

«Guerrera de alabanzas,
guerrera con toda su legión de ángeles celestiales,
guerrera incansable, guiada por el Espíritu Santo.
Elevada por la Santa Trinidad
hasta el trono de la victoria contra todo mal».

¡Madre santísima y bendita, ven a mí!
«Majestuosa señora y madre del mundo,
ven a pelear a mi lado una dura lucha,
que sin ti, me siento desarmado y sin fuerzas».

«Sé mi apoyo, virgen y reina del cielo,
observa como me hieren, me acechan
y sobrepasan las cosas que habitan el universo.
Protégeme de mí mismo, de mis tentaciones a pecar,
a caer en las manos del demonio y ser guiado por su melodiosa voz».

¡Pelea a mi lado! majestuosa Virgen, Virgen gloriosa y amada.
«Sitúate en cada rincón y costado de mi hogar,
de mi empleo, de mi centro de oración y de educación,
donde quiera que vaya, protégeme, sé tú mi muro, mi tanque, mi protección.
Defiende a mi alma y mi cuerpo, acurrúcame y rodéame
con tu bendito Rosario vigoroso y luchador».

«En el nombre de Jesús».

«Amén».          

Antes de dormir

Así como damos gracias al levantarnos porque Dios nos permite un nuevo día de vida, debemos dar las gracias por el día vivido y todas las cosas buenas que en él hemos tenido. Igualmente debemos hacer al acostarnos y hacer una plegaria.

No obstante, no hay una oración de noche como tal, ya que cada persona le puede dar gracias a Dios de manera diferente, lo importante es que se haga de corazón de la manera más sencilla y utilizando las palabras que en ese momento salga de tu corazón.

Esperamos que si eres católico, este artículo te sirva de guía, cuando desees brindarle protección no terrenal a alguna persona que sea importante para ti, o si sientes que las cosas en tu vida no van muy bien.

Deja un comentario