La mejor oración a San Cipriano

En la vida muchas veces los problemas agobian, y las soluciones parecieran no llegar, es allí cuando necesitamos acudir a la fe y tener una Oración para casos difíciles, debido a que podría ser lo más acertado en este tipo de situaciones.

Sin embargo, algunas personas dicen que la Oración a Santa Bárbara nos puede sacar de tormentas terrenales o espirituales, así que tal vez ésta podría ser otra gran opción para ti en caso de algún problema fuerte.

No obstante, queremos compartir en esta ocasión una Oración a San Cipriano, que sus devotos consideran es uno de los Santos que se puede invocar para cualquier problema, por ser muy milagroso si se acostumbra rezarle a diario.

Una oración a San Cipriano contra todo mal

La oración a san cipriano tiene muchos devotos

Se le reza a diario y podrá la persona obtener protección contra cualquier mal que quiera acecharle. Éste ha sido considerado un Santo de los hechiceros, aunque dicen que sólo para la magia blanca o de buenas causas.

La oración a San Cipriano, dicha con amabilidad, y con mucha fe, te puede servir como ayuda en todo lo que necesites, aunque muchas personas lo consideran como el Santo para los amores perdidos o que se piensa son imposible de reconquistar.

¿Quién fue?

Cipriano, o Tascio Cecilio Cipriano, fue un escritor romano, mártir y santo de la iglesia católica. Vivió entre los años 200 y 258, nombrado Obispo de Cartago, antigua ciudad al norte de África, llamada hoy Túnez. De padres paganos y muy ricos.

Recibió una educación donde se adoraba a dioses paganos, sin embargo se convirtió al cristianismo, y fue nombrado presbítero y luego Obispo, lo cual muchos lo criticaron por su pasado. Antes de su conversión escribió un libro sobre magia, posteriormente tuvo varios escritos sobre la gracia de Dios y el cristianismo.

Aceptó que la única religión que quería profesar era el cristianismo y por ello fue perseguido y martirizado, fue condenado a morir decapitado, lo cual ocurrió en su propia Villa de Cartago el 16 de septiembre del año 258. Se dice que los restos del Santo reposan en Francia.

Además, La iglesia católica tiene en su santoral, la festividad de San Cipriano, el día 16 de septiembre.

Un Santo popular fuera de la Iglesia

Muchas personas que han practicado magia, o hechicería han tomado a San Cipriano como su santo patrono y protector, quizás por su origen pagano, aunque a sus 35 años dejó todo ese mundo y se haya convertido al cristianismo e iniciando su camino de profesar y mantener la fe a Jesucristo.

Se dice que cualquier acto de magia o hechicería, o incluso la negatividad que rodea a una persona, puede ser revertida, o eliminada si se le reza, con mucha fe todos los días antes de dormir.

El mago

Antes de conocer a Jesucristo y convertirse al cristianismo, Cipriano aprendió de libros de hechicería y ciencias ocultas, y era reconocido por tener mucho conocimiento en esta materia que le daba mucho poder para dominar espíritus así como preparar pócimas de plantas para lograr hechizos de todo tipo.

Esto es lo que dicen sus devotos que le da tanto poder y eso se debe a que ha conocido tanto el dominio del lado pagano como del lado cristiano.

Así mismo, al intentar convencer a una joven llamada Justina, para que se doblegara ante un amor terrenal, y fallar por todos los medios, ya que Justina estaba protegida por la cruz de Cristo, cuentan que Cipriano renegó de todo el poder del mal, entendiendo que Cristo era más poderoso que Satán.

Fue así que decidió dejar toda la magia que había aprendido, y a la cual servía y tomar como único señor a Jesús, por lo cual posteriormente fue perseguido, martirizado y muerto, pero logró se reconocido entre los Santos de la Iglesia Católica.

Obispo

Durante su Obispado se mantuvo muy firme en su autoridad, pero fue muy perseguido y llegó un momento en que decidió huir y permanecer escondido para preservar su vida, lo cual algunos lo vieron como cobardía, pero él decía que fue lo que el Señor Dios le ordenaba.

Desde su exilio voluntario siguió realizando sus labores por medio de diáconos de confianza. A pesar de las persecuciones, se negó a renunciar a su fe, como algunos en ese momento hicieron, se mantuvo firme en sus creencias.

Pero al volver a Cartago siguió la persecución, y el Emperador Diocleciano le mandó a ejecutar, como parte de sacrificios que ofrecía a dioses paganos, fue atrapado y su final le llegó con martirio.

Diversas oraciones

Existen variadas versiones de la Oración a San Cipriano, y por ser considerado por sus seguidores como uno de los Santos más milagrosos, se dice que se le puede pedir para cualquier tipo de necesidad.

Es considerada por sus devotos como muy poderosa tanto para mantener unidas a las personas como para recuperar a la pareja que te ha dejado, pero también para problemas de todo tipo.

El rezo a realizar

Descubre esta oración a san cipriano

“En tu santo nombre, bendito San Cipriano, yo rezo con fe y esperanza y confío a ti mi devoción, te ruego que con tu gran poder me ayudes y protejas, líbrame de todo peligro y daño del prójimo, líbrame de lo malo, perjudicial y dañino, de todo trance y amenaza, líbrame de las malas lenguas, líbrame del maleficio maligno».

«Protégeme de todo aquel que mi mal desea, pon seguridad en mi vida, aclárame el camino, aleja de mi los enemigos, a los traidores y envidiosos, a los violentos y malhechores, líbrame también de toda tentación y del acoso de mis adversarios hostiles. Poderoso san Cipriano, hoy me pongo en tus manos, y te pido que medies por mi ante el Señor para que me conceda este gran favor: (hacer la petición)».

«Ésta gracia te la pido por tu inmensa facultad, y por lo que en tu vida juraste: ser defensor contra los daños y peligros que acosan, tientan y rodean al hombre. Te ruego Santo mío, que me des tu amparo y custodia, tu ayuda y bendición, para que pueda salir victorioso en este penoso y duro conflicto que me oprime y causa desazón».

«San Cipriano glorioso, intercede por mi ante el Señor, para que con su gran bondad y misericordia me aleje de todo mal, enemigo y peligro, y así se me muestre despejado el camino hacia la salvación, para que viva conforme a su voluntad, y que después de esta vida encuentre la eterna bienaventuranza en la otra. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.”

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Hacer la oración y los rezos durante tres días consecutivos.

Deja un comentario