Conoce la oración a San Benito

Una de las religiones que posee más creyentes desde el inicio de las mismas es la católica, de la cual son muchas las cosas que se pueden hablar pero siempre es importante resaltar lo más importante, es decir por qué son millones los creyentes de la misma, y es que es muy sencillo porque mediante sus oraciones a los diferentes santos estos han obtenido la misericordia en sus problemas y pueden ver milagros y soluciones que jamás pensaron obtener.

Cada vez más comunes las oraciones milagrosas que pueden obtener los creyentes para que se cumplan sus peticiones, pero todo esto solo puede ocurrir mediante la fe de cada uno de ellos. Se dice que los santos son intermediarios entre nosotros y Dios, y estos a través de esa comunicación piden nuestro favor ante el Padre. De este tipo de temas existen muchísimas referencias textuales que pueden guiar más a las personas, pero realmente lo más importante de todo es la convicción con la que le ores a cualquiera de los santos al que le seas creyente.

Son muchos los santos que han realizados milagros a las personas como por ejemplo la oración a San José, que según los creyentes es realmente efectiva. Otros creen lo mismo de San Benito, el cual hace milagros y son muchos más lo que le buscan cada día mediante su fe, pero ¿quién es realmente? ¿Cómo es su historia? ¿Cómo llegó a ser Santo? Estas respuestas te las daremos en este artículo.

Historia

San Benito nació en Italia en el año 480, en el pueblo de Sabino de Nurcia, justamente de esta región de Italia de donde ya han salido muchos de los santos que están en la actualidad en la iglesia. Unos años antes de nacer, los emperadores de Roma habían sido asesinados, dando paso así a lo que sería el cristianismo. Dios era el que mediante su palabra quería que esa crisis pasara lo más rápido, es por ello que fue uno de los que se movilizó en dar a conocer la palabra de Dios.

Este santo comenzó realizando monasterios en la parte del occidente, lo cual hizo con ganas de impartir fe y cultura a la mayoría de los creyentes que allí asistían. Hizo esto realmente porque cuando era joven notó que en la crisis sus compañeros de estudios hacían las cosas perversas de los adultos ya que esos eran sus ejemplos, y San Benito se horrorizó por la situación y pensó en que si se podía hacer un cambio en este tipo de comportamiento, así que en el primer momento que tuvo, tomó la oportunidad y salió de Roma y allí fue el comienzo de lo que sería su destino de vida, lo cual lo hizo que se convirtiera en Santo.

Muchos comentaron que este se había convertido en un ermitaño, lo cual no era para nada cierto, ya que decidió salir de lo que fuera perverso para no caer en esos mismos comportamientos, y a pesar de su retiro este padeció tentaciones en el camino pero su fuerza lo ayudó a no sucumbir en ninguna de estas, y allí fue, cuando estando en uno de los conventos en los cuales vivió, le tocó predicar, y fue increíble cómo la gente se apostó a su alrededor escuchándolo, y tenían curiosidad de lo que él les impartiría.

Este Santo, así como otros han podido saberlo, conoció cuando se acercaba el momento de su muerte, y fue por ello que habló con sus discípulos y les dijo que estaba próximo a morir, por lo que estos cavaron una tumba junto a su hermana, también santa, y murió luego de 6 días de su anuncio, debido a una fiebre inmensa que le atacó y terminó con su vida, pero se fue alegre porque sabía que estaría al lado de Dios.

oración a San Benito

¿Quiénes deben orarle?

Este rezo lo puede hacer quien tenga la fe, es decir, el que pueda dedicarle una de las oraciones, de las cuales existen muchas, para cada una de las situaciones que se te presenten, pero esto va a depender de la necesidad que tengamos como creyentes y la fe que pongamos en cada una de nuestras plegarias, las cuales realmente no solo deben ser para pedir, sino también para agradecer por cada una de las maravillas que tenemos cada día, como por ejemplo despertarte y ver un nuevo amanecer. Igualmente podemos pedirle también por muchos asuntos, en la mayoría familiares, y por milagros en la salud de nosotros y de nuestra familia, la cual es de suma importancia para poder llevar una vida plena.

Como se puede notar, cualquier persona le puede orar a San Benito, y si no sabes cómo deben ser estas oraciones, pues es muy sencillo, y aquí te daremos las oraciones más comunes entre los creyentes. Estas oraciones son las que los religiosos dicen que los han ayudado en ciertas circunstancias de las cuales pensaron que jamás saldrían, en las cuales aseguran que San Benito estuvo allí apoyándolos en los momentos más duros.

San Benito

¿Cuáles son las oraciones de San Benito?

Si bien son muchas las que existen, solo colocaremos la más usadas por los creyentes:

Oh glorioso San Benito, modelo sublime de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios. Heme aquí, humildemente postrado ante ti. Imploro tu corazón lleno de amor para que intercedas por mí ante el trono divino de Dios.

A ti recurro en todos los peligros que a diario me rodean. Protégeme contra mis enemigos, contra el maligno enemigo en todas sus formas e inspírame a imitarte en todas las cosas

Que tu bendición esté conmigo siempre, de modo que pueda huir de todo lo que no es agradable a Dios y evitar así las ocasiones de pecado.

Dulcemente te pido, que me consigas de Dios los favores y gracias de las cuales yo estoy tan necesitado, en las pruebas, en las miserias y en las aflicciones de la vida.

Tu corazón siempre estuvo tan lleno de amor, compasión y misericordia hacia los que estaban afligidos o con problemas de cualquier tipo.

Tú nunca has despedido sin consuelo y asistencia a cualquiera que haya recurrido a ti. Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión, con esperanza y confiado en que tú escucharás mis oraciones y me alcanzarás la gracia especial y favor que tan seriamente te imploro (pedir el favor a recibir), si es para la mayor gloria de Dios y el bien de mi alma

Ayúdame, Oh gran San Benito, vivir y morir como un hijo fiel de Dios, que sea siempre sumiso a Su santa voluntad, para lograr la felicidad eterna del cielo.

Deja un comentario